“To love is to risk not being loved in return. To hope is to risk pain. To try is to risk failure, but risk must be taken because the greatest hazard in life is to risk nothing.”

La ultima de Penelope en NY

Esa noche dormí bien, por primera vez en días.
El lunes me levante temprano y me arregle para ir al trabajo, salí con Marla, quien seguía enojada por no haberle contado nada aun de mi pequeño viaje.
La ignore, aun no era el momento de hablarle de August.
Llegamos 10 minutos antes a nuestra oficina y me senté en mi lugar usual.
Veinte minutos después, todos estaban en la oficina, excepto Penelope, tomando cafés y charlando; yo había decidido comenzar a escribir el Mail de agradecimiento a mi papá por prestarme su cardet.
Media hora después llego Penelope, mirando a todos con superioridad, se sentó a lado de nuestra supervisora, y comenzó a platicarle del día de campo.
Yo estaba tratando de escribir un Mail para August, cuando escuche risas disimuladas de Penelope y Kayla (mi supervisora).
Escuche partes de la conversación:
-... Y entonces ella se pone a bailar con el mejor amigo de el Conde Patrick Rumsfeld East, ese novato al que mandaron. Todo mundo quería ver a Patrick Rumsfeld, pues nadie lo conocía en persona, y todo lo que obtienen es el mejor amigo, que me han dicho, es un mujeriego. Seguro Annabeth ya no lo vuelve a ver.- dijo Penelope dirigiendome una mirada nada disimulada. Las dos rieron por lo bajo.
Me sentí un poco mal por su comentario, aun cuando yo sabia que lo vería en Delmonico's el sábado.
Una hora mas tarde todo mundo sabia quien había sido mi pareja de baile, y que el era un mujeriego.
No quise cansarme en debatirselos, así que me concentre en lo mío.
A la hora del almuerzo el jefe de nuestro departamento salió de su oficina y nos dijo que no nos fuéramos a comer porque vendría alguien importante a checar nuestro trabajo.
Nos sentamos todos malhumorados.
Quince minutos después entro la vicepresidenta de la compañía, a checar a todos.
Algo cansada pregunto a todos:
-Presten atención, me han mandado a buscar a Annabeth Jones, ¿trabaja a aqui? O ¿Saben donde se le podría encontrar?- todos me miraron y yo dije débilmente:
- Esa soy yo- estaba completamente asustada porque era algo serio que te hablara la vicepresidenta.
- ¡Gracias a Dios!- respondió aliviada.
Salió por la puerta y mientras volvía a entrar le decía a alguien que la acompañaba:
- Perdone usted pero es que siendo una empresa tan grande es imposible conocer a todos sus empleados, aqui esta- le dijo a su acompañante, mientras le abría la puerta para que entrara.
- Gracias Rose.- dijo una voz que reconocería en cualquier lado.
Me puse completamente rígida y feliz, cuando lo vi entrar.
Llevaba una camiseta roja y azul con una chaqueta de cuero negro, zapatos negros, pantalones de mezclilla oscura a su medida y para completar el look, unos lentes ray ban. Su pelo rubio tenía un corte moderno y su piel tenía un bronceado perfecto, el había aprovechado mejor su domingo.
Todas las mujeres suspiraron al verlo, incluida yo.
Busco entre todos en la oficina y encontró a Penelope.
Christopher se quito los lentes y los puso adentro de su chaqueta, completamente relajado,mientras todos lo seguían mirando embobados.
-¡eh tu eras la host!- le dijo de pasada tratando de localizarme.
Ella estaba a punto de responder cuando Christopher me avisto.
Una sonrisa ilumino su rostro, logrando que mi corazón parara por un momento .
-Annabeth, eres la mujer mas difícil de encontrar que he tenido el placer de conocer.- dijo galantemente mientras se dirigía a mi escritorio. Todas las miradas lo seguían.
-Según yo nos veríamos hasta el sábado, o ¿es que Grace me extraña demasiado?- le dije sonando mas relajada de lo que estaba.
- Los dos te extrañamos, pero vine solo porque yo siempre tengo la ultima palabra- me dijo desaprobatoriamente.
Me reí de eso, yo había tenido la ultima palabra aquel día con mi "jugada"
-¿Ya saliste a tu almuerzo?- me pregunto mientras miraba a su alrededor.
-No, alguien va a venir a supervisar todo y...- le comencé a platicar pero el hizo un ademan con la mano, mostrando que eso no era importante.
- Una excusa que hice para que todos se quedaran en la empresa y así poder encontrarte.- me dijo viendome a los ojos.
Me quede pasmada al pensar en lo que tuvo que haber hecho para lograr encontrarme.
El sonrió satisfecho al ver mi expresión.
Giro en redondo y dijo en voz alta a todos:
-Ya se pueden ir a almozar.- con una sonrisa que hizo que todos se quedaran en sus asientos, despues del shock que les produjo verlo sonreir y hablar, todos se levantaron y se fueron saliendo lentamente, lanzandonos miradas furtivas.
Penelope se quedo hasta el ultimo con Kayla (que la miraba asustada), Penelope la miro friamente a los ojos, asustandola aun mas, y se dirigio a nosotros.
-Antes de que me vaya, no puedo evitar venir a invitarlos a la fiesta que voy a hacer por el cumpleaños de Kayla, el sabado por la noche y...- dijo Penelope coqueteandole a los ojos. Christopher parecia aburrido y ligeramente altivo.
-Tengo que pararte alli mismo.- le dijo interrumpiendola.- yo no te conozco, pero Beth tal vez si. ¿Vas a ir Beth?- me pregunto ligeramente divertido por la situacion.
-Ni de coña.- respondi enojada. Christopher se rio a carcajdas.
-No le caes bien a Beth, y cualquier enemiga de Beth es enemiga mia.- le dijo viendola enojado.
Ella estaba enojadisima con los dos, pero mas conmigo.
Yo sabria muchos años mas tarde. que ella se vengaria de nosotros por eso.
Por eso solo empeore su situacion diciendole:
-Ademas, ¿Quien en su sano juicio iria a una fiesta organizada por una persona que usa bolsas falsas de Hermes?- le dije, aquello la enfado mas que lo que habiamos dicho antes. Yo supe hasta mucho despues que ella nos ayudaria, vengandose de nosotros. Asi que aun ahora, años despues, no le reprocho nada.
Solo nos falto reirnos malvadamente.
Ella se fue con la dignidad que le quedaba,, y nunca volvio a Nueva York, la vi muchos años despues en Londres, pero esa es otra historia que contare despues.
Minutos despues, cuando la desgracia de Penelope dejo de ser graciosa, nos fuimos a un brunch con Grace, me di cuenta de que Christopher se ponia nervioso al estar conmigo, pero no timido. Ambos sabiamos que tendriamos tiempo de hablar de lo del mensaje el Sabado por la noche.
Que equivocada estaba.

3 comentarios:

diana dijo...

Ooo...que bueno que Christopher la busco y la encontro, cuando le dira todo a Marla a donde fue?Y cual es su pasado? O espero el proximo capi

Paulina dijo...

Christopher<3
Jaja pero Penelope se lo tenía merecido:P

Escribe pronto:)

PaulaMoustache♥ dijo...

Jajajajajaja. Que mal dejaron a Penelope Christopher y Beth, jajaja. Se lo tiene merecido por guarra, xd.
Besitos:)

Publicar un comentario