“To love is to risk not being loved in return. To hope is to risk pain. To try is to risk failure, but risk must be taken because the greatest hazard in life is to risk nothing.”

South Hampton

Me desperte a la mañana siguiente un poco desorientada. Me levante y me acerque al espejo que tenia a lado de mi cama.
Una Annabeth con los ojos rojos me devolvio la mirada.
En un dia corriente mis ojos se veian de un color azul grisaceo. Y mi piel que siempre parecia bronceada me hacia parecer una mujer que tenia antepasados alemanes y griegos pero por el momento estaba tan palida que parecia un mimo mal pintado.
Me meti al baño a darme una ducha caliente, me puse el shampoo y distingui el olor de lavandas.
Sonrei, a un cuando las lavandas me recordaban cosas feas, tambien me recordaban cosas buenas.

12 de Marzo del 2006

Llegue a la fiesta tarde. Ni siquiera me moleste en ir a la misa. La pequeña Cecile era catolica, y habia querido que oficiaran una misa para su boda.
El mar de las islas griegas se veia rojizo y anaranjado a estas horas de la tarde, en unos minutos el sol se pondria y el mar nos mostraria un hermoso atardecer.
Camine decidida, no habia tomado ni una gota de alcohol, busque por todas partes bajo los grandes toldos blancos que cubrian a los invitados en la orilla de la playa.
Encontre a Leonard y Cecile en la mesa principal. Enojada me acerque a ellos a pasos largos, cuando alguien me detuvo. August.

-¿Que estas haciendo?.- me pregunto en su acento griego.
-Saludo a los novios.- le respondi sarcasticamente.
-No hagas esto, no los ves, se aman. ¿Enserio quieres arruinar el mejor dia de su vida? ¿De tu mejor amigo?.- me pregunto mirandome a los ojos.
-No, no le puedo hacer eso.- le respondi enojada y desanimada. No porque realmente lo creyera sino porque August era para mi como Jesus habia sido para los judios, una guia que siempre me decia como hacer lo correcto.
No porque el fuera un santo sino porque el pensaba igual que yo, y cuando mi mente estaba demasiado nublada por mis sentimientos, el me sacaba de mis problemas.

-Ugh, odio el olor a lavandas.- le dije tratando de cambiar el tema, pues toda la fiesta esta cubierta de lavandas.
-Leonard las ama.- me respondio simplemente.
-Asco.- le dije fingiendo que vomitaba.
-¿Quien eres y que has hecho con Annabeth?- me pregunto horrorizado.
-¿Demasiado infantil?- le pregunte amargada.
-Hablando de infantilezas... mira Leonard contrato bailarinas de ballet. Justo lo que te gustaba hacer cuando eras pequeña.- me dijo señalandome con un dedo a unas bailarinas vestidas de blanco bailando en la playa.
Me quede embelesada. No podia apartar la vista de algo tan hermoso.
Eran seis bailarinas vestidas de blanco y en medio bailaba una con un vestido color lila, inmediatamente cuando ella estuvo en el puesto principal unos esparcidores soltaron un perfume de lavandas con freesia.
Fue en ese entonces cuando ame el olor y el color de las lavandas.
---------------------------------

Era a August a quien iba a ir a visitar en Nueva York. Habia recibido un año atras una carta de su padre que me decia que el se encontraba en South Hampton, en una casa de verano, despues del incidente del 13 de Marzo se habia hartado de viajar tanto y habia decidido quedarse en un solo lugar; y que mejor lugar hay para descansar que Hamptons Bays.

Me arregle concienzudamente, me maquille y me puse un lubricador en los ojos para que se vieran normales. Desayune rapidamente unas magadalenas, me limpie la boca y abri la puerta lentamente para no despertar a Marla. Pero el esfuerzo fue innecesario pues ella habia dejado una bufanda colgada en la puerta, lo que significaba que no se iba a despertar hasta tarde por la culpa de un chico.

Agradeci mi buena suerte y sali corriendo por un taxi. Llegue media hora despues a la central de trenes y tome el primero que saliera a Hamptons Bays, o al menos a un lugar cercano.
Despues de casi dos horas de viaje llegue a la ciudad, tome un taxi y unos minutos despues llegue a South Hampton y lo primero que pense fue que era de verdad lo que me habia dicho Leonard una vez:
"Cuando vas a South Hampton lo primero que piensas es: Esto parece una pelicula de desastres quirurgicos dirigida por Donatella."
Camine por las calles cercanas a la playa, buscando la calle que me llevaria a la casa de August.
Cuando por fin llegue a la casa numero 41, supe que habia llegado al lugar.
La casa de August tenía su sello personal griego. Su casa era completamente hecha de piedra, con muchos ventanales y un color azul marino en las paredes, un porche protegía la casa en los dos pisos con madera oscura.
Subi las escaleras y toque la puerta lentamente con los nudillos.
Se escucharon pasos en la casa, acercándose a la puerta.
Tome una gran bocanada de aire y la puerta se abrió súbitamente.
August se me quedo viendo en shock y enojado me dijo:
-¿Que demonios haces aqui?

4 comentarios:

Paulina dijo...

Escribe más seguido<3 Ya casi no recordaba de que iba la historia:/

PaulaMoustache♥ dijo...

:O!:O! ¿Porque August estará enfadado con Beth?
Bueno, yo digo lo mismo que Paulina, publica más seguido, porque casi no recordaba de que iba la novela... :S
Muchos besos! :D

diana dijo...

EStoy poco confusa con tu novela me perdi jeje pero que bueno que ya publicaste, que pasara con angust y ella?? Espero que publiques pronto :)

Rommi* dijo...

Cada vez tengo mas preguntas o.O
Que rayos paso en el pasado? :S ¡quiero saberlo!
y quiero saber porque August esta tan enfadado D: ellos eran super amgios :c y porque el padre de él le mandó una carta :O mas y más preguntaaas! jajaa!
Mia! *.* no tienes ni idea de cuanto se extrañan tus capitulos :c si hasta ya pensaba que no publicarias mas :/ pero ya estas aqui :)
Un abrazo para ti y espero que puedas publicar mas seguido :)

Publicar un comentario