“To love is to risk not being loved in return. To hope is to risk pain. To try is to risk failure, but risk must be taken because the greatest hazard in life is to risk nothing.”

Trabajo

Como ya lo he dicho antes, todo lo que he contado proviene de diarios, escritos que yo misma creé para mi uso personal. Pero yo, siendo de una naturaleza creativa he tenido que agregar recuerdos, escritos y espectativas con la verdadera historia, creanme que no lo hago a proposito. Es solo que aun cuando lo que digo es 80% verdadero, el resto, como los detalles que no son importantes, solo los invento.
Sin embargo hay algo que recuerdo muy bien es mi trabajo de escritora de esloganes. Es comun, de hecho me ha pasado muchas veces, que cuando recordamos algo que no nos gusta, el recuerdo es nitido, todos los detalles con perfectamente recordados... pero al tratar de recordar como me senti aquella noche con Chritopher, ¡Vaya que es dificil!. Tengo los recuerdos demasiado vagos. No tengo Alzheimer, pero solo recuerdo partes de esa noche, no recuerdo haber bailado con el, sin embargo una amiga (Laura) recuerda habernos visto bailar en la pista.
Se preguntaran porque esta introduccion tan larga, y la unica razon es que justo ahora estoy a punto de escribir de algo que me desagrada, quizas a todo el mundo: El trabajo.
Lo recuerdo prfectamente. La apatía que sentia cada vez que llegaba a las puertas del edificio, la voz de mi jefe rogandome que le trajera un cafe de mocca. Las horas extras, las reuniones los fines de semana con gente que no me caia bien, etc.
Creo que la razon por la que lo odiaba tanto era porque mi sueño nunca habia sido ser escritora de esloganes, mi sueño, aquella idea que habia anhelado tanto por tantos años habia sido uno muy simple: Trabajar como bailarina profesional para La Royal Dancing Academy.
Habia visto un show con mi madre un dia antes de que ella se fuera, y habia sido hermoso.
Ese siempre habia sido mi sueño dorado, secreto. Y aun cuando no lo habia cumplido, aun tomaba clases en el centro educativo para adultos, todos los dias excepto los fines de semana.
Asi que ese dia, el lunes despues de ese fin de semana donde conoci a Christopher, llegue a mi trabajo aburrida como siempre. Estaba sentada en mi escritorio tratando de encontrar en mi imaginacion alguna buena frase para nuestra nueva campaña cuando se me acerco Penelope con una invitacion en la mano.
-Ay querida, ya llegaron las invitaciones para el dia de campo de la compañía. Le he dicho a John, el que las trajo, que solo te diera un pase, es obvio que nadie te va a acompañar, como siempre. No te preocupes, tu y tu amiga Marla pueden hacerse compañía la una a la otra, no que ser una solterona sea malo, yo no digo nada de eso, es en mi opinion, una forma valida de vida, no que yo tenga alguna experiencia con eso, no puedo mantenerme mas de dos dias sin pareja.- me dijo con una risilla caracteristica suya mientras se daba la vuelta a entregar otra invitacion.
Y como siempre no dije nada, me quede alli sentada con cara de pocos amigos, algunos habian visto nuestro altercado pero como era muy comun a nadie le importo, pero yo, yo recuerdo haber estado furiosa, hirviendo como una caldera.
Pero me lo guarde todo, compuse mi rostro y segui fingiendo que escribia en la computadora. A la hora de salida, es decir a las 2:00, Marla y yo fuimos a un restaurante de ensaladas como de costumbre. Hablamos de cosas sin importancia, pues no quise mencionar nada de lo sucedido con Penelope.
Regresamos al trabajo y salí por fin a las 8:00 PM. Penelope salio con uno de los modelos de la compañía y yo y Marla nos dirigimos a nuestro apartamento a lo que se veia como una noche nada prometedora.
Lo unico interesante al parecer seria mi clase de danza cultural a las 10:00 PM.

1 comentarios:

Pauu(: dijo...

ARGH que hartante a de ser tener un trabajo asi-.-

Publicar un comentario